Los bienquedas, los hummus garrulus y el Toro de la Vega

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Tengo una amiga que una vez me dijo que no había nada que soportara menos que un bienqueda. Aquellos que por no ofender a nadie daban razón a unos y a otros, era como ella definía también a esos exnovios que querían seguir siendo amigos después de haber puesto la correspondiente cornamenta.

toro-reflexion

Y vaya por Dios, que hoy leo una noticia de cuernos y bienquedas, pero me temo que no se queda en chismorreos de infidelidades ajenas, sino de crímenes sin castigo.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León acaba de aprobar un Decreto Ley que prohíbe matar reses de lidia en espectáculos taurinos populares y tradicionales, incluyendo al ‘Toro de Vega’. Este Decreto Ley no prohíbe, sin embargo, el asedio y tortura a la que es sometido un ser vivo por una panda de humanos que demuestran mucho más de irracional que el pobre animal con cuernos. Tampoco hablo de las lamentables imágenes que darán la vuelta al mundo de un país donde habitan, por mucho que nos pese, una especie animal que no logró su evolución a tiempo: el hummus garrulus.

Con esto me doy cuenta una vez más de que el mundo está lleno de bienquedas, seres detestables, que a veces dan la razón a medias a unos y a otros, no solo por quedar bien con todos, sino por su beneficio propio. Porque no es casualidad esta decisión salomónica. Resulta que en poco más de un mes, un puñado de bienquedas (ojo, de distinto lado y color) se está jugando la presidencia de un gobierno, y parece ser que una vez más piensan que los ciudadanos somos tontos.

Señores y señoras bienquedas, atrévanse a coger el toro por los cuernos, y acaben con las vergüenzas nacionales: su forma de no hacer política y la tortura de los animales legitimada.

1 Comentario

  1. Maribel Yagüe

    Ole tu madre. muy bien explicado

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *