Literatura fantástica y realismo mágico: cómo sobrevivo entre dos mundos.

Literatura fantástica y realismo mágico

Literatura fantástica y realismo mágico son dos géneros que aunque distantes, se rozan con los dedos. Algo así como sucede en la vida misma.

¿Nunca te han dicho que eres un fantasioso? A mí me lo llevan diciendo desde que tengo uso de razón. También me dicen lo interesante que parece mi vida, pero suelo contestar que la de lo demás es igual de trepidante o más que la mía, y que solo es cuestión de ver la magia y de saber contarlo.

Ahora vamos al tema por el que has llegado hasta aquí, saber cómo sobrevivo leyendo, escribiendo e incluso viviendo entre literatura fantástica y realismo mágico. Así que para ello voy a intentar contarte qué es cada género y en qué se diferencian, desde mi punto de vista, claro está.

Literatura fantástica y realismo mágico

Un ejemplo

Realismo Mágico

Para mí hay un hecho que en verdad diferencia literatura fantástica y realismo mágico, y se entiende mejor si lo llevamos a nuestra vida real. Te voy a poner un ejemplo contando la misma historia desde ambos géneros:

  1. Literatura fantástica: Celia era una de esas avehumanas de plumas azules que volaban en la oscuridad. Se escondían de los humanos puros para no acabar en una sala de trofeos. Por este motivo, fingía ser una niña normal durante el día.
  2. Realismo Mágico: Celia recordó aquella mañana en la que al despertar vio en su almohada una pluma azul. Las ventanas estaban cerradas y nada ni nadie había podido entrar en su habitación después de que su niñera la encerrara con llave en su cuarto la noche anterior. Jamás pudo contarlo en el colegio porque nadie la creería, pero ella sabía que aquello sí había ocurrido en realidad. No había sido solo un sueño, aquella noche Cela había sido un pájaro.

La gran diferencia

¿Eres capaz de ver esa gran diferencia o te parece casi la misma historia?

Te la resumiré fácilmente:

Si tú eres Celia y dices que la segunda historia es real, todos se encargarán de encontrarle una explicación lógica: la pluma llevaba allí desde la mañana anterior pero Celia no se había percatado, o el padre de Celia había dejado allí la pluma para seguir alimentando la imaginación de su hija, por poner un ejemplo.

Sin embargo, si dices que tú eres Celia y que afirmas y reafirmas que eres un avehumana, te dirán que eres una mentirosa o que has perdido la cabeza.

Diferencias entre literatura fantástica y realismo mágico

Literatura fantástica y realismo mágico

Mundo en el que tiene lugar

El realismo mágico se desarrolla en el mundo real, tal y como lo conocemos. En la fantasía la historia acontece en un lugar ficticio (aunque una excepción es la fantasía urbana) con seres fantásticos, como hadas, árboles animados y algunos animales increíbles (puedes echar un vistazo en mi entrada sobre los animales en la fantasía juvenil).

Las reglas del juego

Para la literatura fantástica los acontecimientos siguen un razonamiento, siguiendo los principios lógicos del mundo fantástico en cuestión. No se cuestiona que haya magia, ni seres para nosotros irreales. Si la historia contradice las normas sobre las que se sostiene, pierde toda su credibilidad.

Sin embargo, en el realismo mágico suceden acontecimientos que rompen toda lógica, y eso es lo retiene al lector entre las páginas.

La paradoja

En la literatura fantástica y realismo mágico existe una curiosa paradoja: en la primera la magia es lo cotidiano, y en el segundo la realidad parece magia. Te parecerá un trabalenguas, pero échale una pensada porque tiene su sentido.

Y después de tanta explicación te voy a contar por fin cómo sobrevivo entre estos dos mundos

Cómo sobrevivir entre la literatura fantástica y realismo mágico

Pues ya te lo voy a contar.

Literatura fantástica y realismo mágico

Como escritora

Como escritora no solo sobrevivo entre estos dos géneros, sino que creo que de por vida voy a navegar entre las aguas que los unen. Como sabes, mi primera novela publicada es La sonrisa de Tango, una novela de realismo mágico donde conté un pedacito de mi vida dotándolo de momentos menos lógicos en nuestro día a día.

Y ahora, ya me ves, aventurada entre fantasías y distopías, a puntito de sacar a la luz una novela donde el realismo en muchos capítulos brilla por su ausencia. Y ¿por qué esta vez me pasé a la fantasía? Pues por dos motivos básicamente: El primero que tenía en mi cabeza un libro distópico que había leído hacía poco tiempo y que me ha marcado para siempre. El segundo, y más importante, es que quería encontrar una explicación a un momento muy doloroso de mi vida, y su lógica solo pude encontrarla en un mundo fantástico creado a mi capricho.

Como lectora

Pues este aspecto viene un poco ligado a lo que te he contado en el punto anterior.

Muchas veces cuando leo busco evadirme de los problemas que me rodean. No solo problemas personales, sino problemas sociales que nos atañen a todos, como las crisis de refugiados, el maltrato animal, la destrucción del medioambiente. De hecho fue así como me enganché a las distopías juveniles actuales.

No creas que es una manera de huir de la realidad, sino una manera de adentrarse en ella desde otra perspectiva y afrontarla con un aire de esperanza.

¿Y cuándo elijo uno y otro género?

Cuando me siento un poco más decaída prefiero leer realismo mágico, porque son momentos en los que me resulta más difícil viajar a mundos fantásticos. El realismo mágico me permite seguir con los pies en la tierra, pero con el corazón esperanzado.

Para leer literatura fantástica necesito, en cambio, sentirme con buen ánimo, sentirme guerrera y con ganas de luchar contra las injusticias. En definitiva, podría decir que hay etapas de mi vida en la que necesito leer realismo mágico para después adentrarme en la literatura fantástica.

Literatura fantástica y realismo mágico: cómo sobrevivo, entre dos mundos

Y aquí te voy a hablar de la vida misma. ¿Cómo soy capaz de vivir una vida cotidiana y trasladarme a un mundo real con toques mágicos, para luego zambullirme en la total fantasía?

Pues yo creo que vivir con alegría tiene mucho que ver con moverse entre estos mundos.

Cada mañana me levanto a las 6 a.m. con más sueño que energía. Me meto en mi coche real, conduzco por una carretera real. A veces, de repente pienso en alguna persona o lugar que me hace sonreír.

Comienza la magia.

Pongamos que pienso en África, y ¡zas!, en la radio cuatro años después de hacerse famosa, suena la famosa canción del Waka Waka de Shakira. Pues ese ritmo es suficiente para que me traslade de este mundo real a uno también real pero mágico. De repente me siento más viva, y pienso que ya no estoy en un atasco, sino en safari contemplando la grandeza de los animales africanos.

¿Y qué hay de vivir en un mundo de fantasía? ¡Ay, amigo! Esto es más difícil, pero no imposible. Esos viajes los reservo para mis momentos de relax en una cama, viendo una película, o cuando juego con mi hijo a las aventuras. También me traslado en mis recuerdos a esos mundos mágicos a los que me llevaba mi madre y a los que de vez en cuando volvemos juntas.

Mis recomendaciones de libros literatura fantástica y realismo mágico

Aprovecho como de costumbre para dejarte un par de recomendaciones.

He leído en muchas ocasiones que la obra maestra del realismo mágico es Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez. No seré yo quien lo niegue, pero para darte otras opciones de este género te comento que me encantan dos novelas de la autora Joanne Harris: la primera es Chocolat y la segunda es Vino mágico, el libro que desgrané y releí una y otra vez antes de escribir La Sonrisa de Tango.

Realismo mágicoRealismo MágicoRealismo MágicoLiteratura fantástica y Realismo Mágico

¿Libros de literatura fantástica?

Te daré mis recomendaciones en un futuro post, que este ya se está alargando demasiado y no hay tiempo que perder y sí muchos libros que leer.

¿Te animas a viajar por estos dos mundos? ¿Por cuál empezarías?

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.