Paso 2: El inicio de una novela no es su primera página

El inicio de una historia no empieza en su primera página.

confused-face

¿Cómo empezar?

Me han dado mil recomendaciones para empezar a escribir una novela, y yo habré dado decenas de ellas, pero a la hora de la verdad me quedo con una: escribe una cara completa como si se tratase de la primera página de tu nuevo libro.

¿Dónde?

Siéntate frente a un folio en blanco, ya sea en una pantalla de ordenador, en tu tableta o en papel. Y deja volar tu imaginación. Escribe la clase de inicio para la novela que tanto te gustaría encontrar cuando estás hojeando páginas en las estanterías de una librería.

Mejor solo, que bien acompañado

sola por un tiempoLo siento, este es un momento íntimo. Necesitas concentración, y que nada ni nadie intervenga en esos instantes de trance. Elige un lugar cómodo. Reclúyete y olvídate por un momento de tu pareja, tus hijos, tu perro, tu gato, ¡tu móvil! (no te preocupes, se trata solo de unos minutos de toda tu larga vida), y coge aire.

Visualiza

Métete en ese mundo que estás a punto de crear. Una habitación, un barco, una selva, el hueco que queda entre la sábana y una cama. Transpórtate con tu mente a ese lugar.visualiza-tus-sueños Ya estás allí. Pues ahora mira ese lugar desde el exterior, como si estuviera en la pantalla de una televisión.  ¿Cómo sería esa primera escena si se tratara de una película de culto?

El Golpe

boxing-kangaroo_70381459 Ahora intenta plasmarla en palabras, con frases concisas y sin mucho adorno. Acción. Gancho. Impacto. Haz que el lector sienta una descarga en sus manos cuando lea esa página.

Tu tesoro

Gollum_Con_el_AnilloPues ya lo tienes. Después, cuando sigas escribiendo la novela, decidirás si empezar o no con esta página. Si deseas cambiarla, o por el contrario dejarla tal como está. Hasta el último momento no decidas excluirla del libro. Pero nunca, nunca te deshagas de esta página. ¿Por qué? Porque estas primeras líneas son tu tesoro,el que te embarcará en la aventura de escribir un mundo para los demás. ¿Te parece suficiente razón? Aquí os dejo unas frases de aquella no-primera página que escribí para “La Sonrisa de Tango”. Ahora ocupa la página 46, pero para mí siempre serán las palabras más valiosas del libro:

“Hoy quiero confesarte algo, Tango. En el primer instante que te vi intenté hacerte desaparecer. Con un chasquido de dedos así, «¡zas!», y que te convirtieras en Willy. No funcionó, claro. ¿Cómo iba a hacerlo si ya no tenía poderes? …”

 

 

2 Comentarios

  1. Fabian Díaz

    Me encantó! Excelentes consejos prácticos.

    Responder
    1. Isabel G.Y. (Publicaciones Autor)

      Muchas gracias!! Abrazos

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *